Home / Mifid

Mifid

Introducción:

Bajo el título “Mifid”, nos referimos a un régimen jurídico que afecta a todas las personas (físicas y jurídicas) que actúan en el mercado financiero, y que les otorga una mayor protección a través de una serie de normas de conducta que toda empresa de servicios de inversión debe cumplir en defensa de sus clientes.

PROFIM Asesores Patrimoniales, EAFI, S.L., es una empresa de servicios de inversión que con motivo del ejercicio de su actividad empresarial (Asesoramiento en materia de inversión), está sujeta a esta normativa.

Fruto de esta legislación específica, toda empresa de servicios de inversión ha de clasificar previamente a sus clientes en una de las siguientes categorías: Minorista Profesional o Contraparte Elegible, con el fin de poder asignar a cada uno de ellos las medidas y niveles de protección más adecuados. En cualquier momento, el cliente podrá solicitar a PROFIM el cambio en la clasificación otorgada previo cumplimiento de los requisitos Mifid exigidos.

El conocimiento de los clientes, en el sentido de poder ajustar el servicio de inversión a sus necesidades, es una de las piezas elementales que Mifid contempla. Dicho conocimiento radica en saber cuál es el nivel de experiencia y conocimientos del cliente sobre inversiones en instrumentos/productos financieros.

Para obtener dicho conocimiento, PROFIM cuenta con un formulario específico llamado “Test de Idoneidad” que el cliente deberá cumplimentar.

Todo cliente y potencial, debe cumplimentar el Test de Idoneidad antes de contratar cualquiera de los servicios de asesoramiento ofrecidos por PROFIM. La información obtenida solo se empleará para el fin previsto.

 

SUS DERECHOS DE INFORMACIÓN:

En este enlace ponemos a su disposición un resumen de la información precontractual, contractual y post contractual que Mifid establece. De esta forma PROFIM le proporcionará información adicional y detallada sobre los aspectos esenciales de los servicios que usted contrate, que le podrá ser facilitada en papel en nuestras oficinas.

Clasificación de Clientes:

Como hemos apuntado anteriormente, Mifid establece tres categorías de clientes atendiendo a su nivel de conocimientos y experiencia en el mercado financiero, y su capacidad de comprender y asumir los riesgos que toda inversión en instrumentos financieros entraña.

De este modo, hablamos de:

- Cliente Minorista: Principalmente son todos los particulares, incluidas las PYMES. Estos clientes reciben el máximo nivel de protección, tanto por la obligatoriedad de suscribir el test de idoneidad como en el alcance y contenido de toda la documentación legal y contractual que recibe y tiene a su disposición.

- Cliente Profesional: Básicamente grandes empresas e inversiones institucionales. Partiendo de la premisa que estos clientes tienen un nivel óptimo de conocimientos y experiencia en inversiones, se les otorga un menor nivel de protección, toda vez que ellos son capaces de decidir y asumir los riesgos de la inversión en instrumentos financieros.

- Cliente Contraparte Elegible: Aquí se encuentran los Bancos, Fondos de Inversión, otras ESIS. El nivel de protección es similar al de la empresa de servicios de inversión que presta el servicio, siendo la base del cumplimiento de una serie de normas de conducta elementales, pero sin el alcance y contenido de las medidas de protección de las otras dos categorías de clientes.

Si Vd. lo desea, PROFIM puede ofrecerle más información sobre su Política de Clasificación de Clientes, donde se observan las normas Mifid y los criterios objetivos seguidos para realizar y comunicar a sus clientes dicha clasificación.

Le informamos, que todo cliente tiene derecho a solicitar el cambio en la clasificación recibida, de tal forma que un cliente minorista puede solicitar un cambio a profesional, éste último a cliente minorista y contra parte elegible, y éste último a minorista o profesional, bastando dirigirse a PROFIM por cualquier medio fehaciente a través del formulario que puede obtener gratuitamente en cualquiera de las sucursales, o mediante su solicitud a través de correo electrónico. En cualquier caso, la aceptación del cambio solicitado dependerá del cumplimiento por el cliente de los requisitos legales establecidos por Mifid.

Comunicación con Clientes:

PROFIM establece diferentes canales y métodos de comunicación con sus clientes: Vd. podrá concertar una reunión previa a través de teléfono (91.521.11.25, a través del buzón profim@profim.es o por correo postal a nuestra sede principal sita en Madrid, C/ Juan de Mena, nº 19 (C.P. 28014).

 

INFORMACION GENERAL SOBRE:

 

A)    Política de Prevención y Gestión de Conflictos de Interés:

Con el fin de detectar y gestionar situaciones de conflictos de interés reales o potenciales, y evitar que dichas situaciones lleguen a producirse o que en caso de que ello no resulte posible, se realice una gestión adecuada de ellas conforme a lo dispuesto en la normativa Mifid, PROFIM dispone de las medidas destinadas a su prevención y adecuada gestión. Consulte nuestra Política de Prevención y Gestión de Conflictos de Interés en el enlace de más abajo.

Entre las medidas contempladas en función de la naturaleza y relevancia de cada una de las situaciones de potencial conflicto detectadas, se pueden destacar las siguientes:

- Pautas generales y específicas de actuación que prohíban determinadas conductas (como la revelación a unos clientes de operaciones de otros) o den criterios de resolución para este tipo de situaciones (como por ejemplo el principio general de prioridad de los intereses del cliente).

- Medidas dirigidas a impedir o limitar a cualquier empleado ejercer una influencia inadecuada sobre la forma en que otro empleado o departamento realiza servicios o actividades de inversión.

- Medidas dirigidas a impedir o controlar la participación simultánea o consecutiva de un empleado en diversos servicios o actividades de inversión o auxiliares, cuando dicha participación pueda perjudicar los intereses de los clientes.

- Procedimientos y medidas, ajustados a cada caso concreto, dirigidos a impedir o controlar que el intercambio de información entre personas o departamentos que desarrollen actividades que comporten un riesgo relevante de Conflicto de Interés no perjudiquen los intereses de los clientes.

- Medidas específicas para los empleados que participan en la elaboración de informes de inversiones dirigidas a garantizar la autonomía y objetividad de los mismos.

Dada la variedad de situaciones que pueden considerarse generadoras de posibles conflictos de interés, PROFIM ha definido un procedimiento de actuación específico para procurar resolver aquellas situaciones de conflicto que se generen en el curso ordinario de su actividad y que no hayan podido prevenirse.

PROFIM mantendrá un registro actualizado de los Conflictos de Interés que se hayan producido o que se estén produciendo de forma continuada para que puedan ser analizados y posteriormente gestionados.

En último término, cuando las medidas adoptadas por PROFIM para gestionar un conflicto de interés concreto no sean suficientes para garantizar con razonable certeza que se prevendrán los riesgos de perjuicio para los intereses del cliente, PROFIM revelará a éste la naturaleza general o el origen del conflicto de interés antes de actuar por su cuenta, de modo que el cliente pueda tomar la decisión que estime más conveniente respecto al servicio que se le preste u ofrezca.

B)     Incentivos:

PROFIM pone a disposición de sus clientes información sobre cualquier honorario, comisión y beneficio no monetario que reciba o satisfaga de terceros relacionados con la prestación de su servicio de inversión, siempre relacionados en un mejor interés de sus clientes y el deber de actuar de forma honesta, imparcial y profesional.

PROFIM informa que en caso de recibir incentivos, siempre se trata de entidades de reconocida solvencia y prestigio que garantizan la rapidez y seguridad en la contratación así como la calidad del servicio en la Administración y Back-Office. Dichas entidades facilitan a los clientes de la EAFI plataformas para la contratación de operaciones, si bien es el cliente en última instancia quien decide a través de qué entidades quiere operar. Dicha operativa facilita que en última instancia el cliente soporte un menor corretaje.

PROFIM desconoce a priori cuáles serán los productos que le reportarán mayores o menores retrocesiones por su labor de asesoramiento.

En última instancia, la existencia de dichos incentivos dependerá del tipo de servicio contratado finalmente por el cliente de PROFIM, de conformidad con el contrato suscrito y tarifas aplicables en vigor con cada una de las plataformas.

A continuación puede obtener un folleto explicativo y vigente de la Política de prevención y gestión de los conflictos de interés, donde tiene acceso al catálogo de incentivos, con detalle de su naturaleza, características, cuantía y método de cálculo.

Descarga del folleto explicativo de la Política de prevención y gestión de los conflictos de interés.

 

C)    Tarifas:

A continuación puede obtener un folleto explicativo y vigente de las tarifas aplicables a nuestros clientes, que se encuentran publicadas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

 

Descarga del folleto explicativo de Tarifas

 

D)   Riesgos de Inversión en Instrumentos Financieros:

 

PROFIM tiene a su disposición información detallada y amplia sobre los riesgos de inversión en Instrumentos Financieros (Productos Complejos y no Complejos). El cliente debe conocer que según el tipo de activo financiero, existen múltiples riesgos que pueden afectar a la rentabilidad final del mismo (p.e. riesgos de tipos y precio, liquidez, solvencia, reinversión, etc..)

Principalmente, nuestro asesoramiento se fundamenta en Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), en particular, sobre Fondos de Inversión que previamente han sido analizados y seleccionados por nuestra entidad. Sin perjuicio de lo anterior, también podrán efectuarse recomendaciones sobre otros productos de inversión, siempre que estos se ajusten al perfil de inversión del cliente, y nuestra entidad considere que resultan adecuados para él.

Los Fondos de Inversión, como otros productos de inversión, entrañan riesgos que el inversor debe conocer previamente, y por esta razón, dedicamos todos nuestros esfuerzos en explicarlos de forma clara y detallada.

No obstante lo anterior, le recordamos, que las entidades emisoras y comercializadoras de los Fondos de Inversión, tienen obligación de entregar con carácter previo a la suscripción de participaciones, el folleto informativo del fondo de inversión, en el que podrá encontrar la siguiente información con carácter previo a su contratación: (i) Identificación de la IIC; (ii) una descripción sucinta de sus objetivos de inversión y su política de inversión; (iii)  una presentación de los rendimientos históricos o, si procede, escenarios de rentabilidad; (iv)  los costes y gastos asociados, y (v)  el perfil riesgo/remuneración de la inversión, con orientaciones y advertencias apropiadas en relación con los riesgos asociados a las inversiones en la IIC considerada. Por otro lado, las entidades que comercializan fondos de inversión tienen la obligación de entregar al inversor una copia del Documento de datos fundamentales para el inversor (DFI), anteriormente denominado “folleto simplificado”, junto con el último informe semestral publicado, siempre antes de que suscriba el fondo. Es esencial consultar este documento antes de cualquier operación, ya sea de invertir (suscribir) o reembolsar (vender) sus participaciones. El DFI (KID, por sus siglas en inglés, Key investor document) tiene una extensión máxima de dos páginas (ampliable a tres en caso de fondos estructurados) y recoge toda la información necesaria y relevante para que el inversor pueda tomar una decisión sobre si le conviene invertir o no ese fondo. (dicho folleto, así como el DFI del mismo, se encuentra también a su disposición en la C.N.M.V.).

Para una mejor comprensión de los riesgos sobre dichas inversiones, a continuación le informamos sobre los riesgos que entrañan las inversiones en los instrumentos financieros desde el punto de vista del riesgo de mercado, de crédito, de liquidez, y de su complejidad, facilitándole una lista meramente enunciativa no limitativa:

1)         Fluctuación de los Mercados: Como cuestión previa, debe saber, que el valor del patrimonio en un fondo de inversión, cualquiera que sea su política de inversión, está sujeto a las fluctuaciones de los mercados, pudiendo obtenerse tanto rendimientos positivos como pérdidas. En función de dicha fluctuación, y la conjugación del resto de riesgos que se detallan en los puntos siguientes, puede conllevar una alta volatilidad de las inversiones, que a la postre se traduce en importantes ganancias o pérdidas.

 

2)         Riesgo de mercado: El riesgo de mercado es un riesgo de carácter general existente por el hecho de invertir en cualquier tipo de activo. La cotización de los activos depende especialmente de la marcha de los mercados financieros, así como de la evolución económica de los emisores que, por su parte, se ven influidos por la situación general de la economía mundial y por circunstancias políticas y económicas dentro de los respectivos países. En particular las inversiones conllevan un:

 

- Riesgo de mercado por inversión en renta variable: Derivado de las variaciones en el precio de los activos de renta variable. El mercado de renta variable presenta, con carácter general una alta volatilidad lo que determina que el precio de los activos de renta variable pueda oscilar de forma significativa.

 

- Riesgo de tipo de interés: Las variaciones o fluctuaciones de los tipos de interés afectan al precio de los activos de renta fija. Subidas de tipos de interés afectan, con carácter general, negativamente al precio de estos activos mientras que bajadas de tipos determinan aumentos de su precio. La sensibilidad de las variaciones del precio de los títulos de renta fija a las fluctuaciones de los tipos de interés es tanto mayor cuanto mayor es su plazo de vencimiento.

 

- Riesgo de tipo de cambio (riesgo “divisa”): Como consecuencia de la inversión en activos denominados en divisas distintas a la divisa de referencia de la participación se asume un riesgo derivado de las fluctuaciones del tipo de cambio. Existen productos que cubren el riesgo “divisa”. Los inversores deben tener en cuenta que, pese a que el objetivo será cubrir el valor de los activos netos denominados en la divisa de referencia del fondo o la exposición a divisas de determinados activos (pero no necesariamente de todos los activos) del fondo pertinente, bien en la divisa de referencia de la clase cubierta frente al riesgo de cambio o bien en una divisa alternativa, el proceso de cobertura del riesgo de cambio podrá no proporcionar una cobertura precisa. Además, no existe garantía alguna de que la cobertura tenga resultados totalmente satisfactorios.

Los inversores en las clases cubiertas frente al riesgo de cambio podrán tener exposición a divisas distintas a la de su clase de acciones y también podrán estar expuestos a los riesgos asociados a los instrumentos utilizados en el proceso de cobertura.

 

3)         Riesgo de concentración geográfica o sectorial: La concentración de una parte importante de las inversiones en un único país o en un número limitado de países, determina que se asuma el riesgo de que las condiciones económicas, políticas y sociales de esos países tengan un impacto importante sobre la rentabilidad de la inversión. Del mismo modo, la rentabilidad de un fondo que concentra sus inversiones en un sector económico o en un número limitado de sectores estará estrechamente ligada a la rentabilidad de las sociedades de esos sectores. Las compañías de un mismo sector a menudo se enfrentan a los mismos obstáculos, problemas y cargas reguladoras, por lo que el precio de sus valores puede reaccionar de forma similar y más armonizada a estas u otras condiciones de mercado. En consecuencia la concentración determina que las variaciones en los precios de los activos en los que se está invirtiendo den lugar a un impacto en la rentabilidad de la participación mayor que el que tendría lugar en el supuesto de invertir en una cartera más diversificada.

 

El llamado “riesgo país”, se refiere a la posibilidad de que los acontecimientos políticos, económicos y sociales de ese país afecten a las inversiones que en él se mantienen

 

4)         Riesgo de crédito: Es el riesgo de que el emisor de los activos de renta fija no pueda hacer frente al pago del principal y del interés. Las agencias de calificación crediticia asignan calificaciones de solvencia a ciertos emisores/emisiones de renta fija para indicar su riesgo crediticio probable. Por lo general, el precio de un valor de renta fija caerá si se incumple la obligación de pagar el principal o el interés, si las agencias de calificación degradan la calificación crediticia del emisor o la emisión o bien si otras noticias afectan a la percepción del mercado de su riesgo crediticio. Los emisores y las emisiones con elevada calificación crediticia presentan un reducido riesgo de crédito mientras que los emisores y las emisiones con calificación crediticia media presentan un moderado riesgo de crédito. La no exigencia de calificación crediticia a los emisores de los títulos de renta fija o la selección de emisores o emisiones con baja calificación crediticia determina la asunción de un elevado riesgo de crédito.

 

Además el fondo podría presentar el llamado riesgo de contraparte: cuando el valor liquidativo esté garantizado o dependa de uno o más contratos con una contraparte, existe el riesgo de que esta incumpla con sus obligaciones de pago. Importante a tener en cuenta si el fondo utiliza instrumentos derivados en mercados OTC (“Over The Counter”).

 

Por esta razón, conocer antes de la inversión la calidad de crédito de los emisores, a través de la calificación que realizan entidades especializadas (agencias de rating).

 

5)         Riesgo de liquidez: Puede influir negativamente en la liquidez del fondo y/o en las condiciones de precio en las que el fondo puede verse obligado a modificar sus posiciones.

 

6)         Riesgos por inversión en instrumentos financieros derivados: El uso de instrumentos financieros derivados, incluso como cobertura de las inversiones de contado, también conlleva riesgos, como la posibilidad de que haya una correlación imperfecta entre el movimiento del valor de los contratos de derivados y los elementos objeto de cobertura, lo que puede dar lugar a que ésta no tenga todo el éxito previsto.

 

Las inversiones en instrumentos financieros derivados comportan riesgos adicionales a los de las inversiones de contado por el apalancamiento que conllevan, lo que les hace especialmente sensibles a las variaciones de precio del subyacente y puede multiplicar las pérdidas de valor de la cartera (riesgo de “subyacente”)

 

Asimismo, la operativa con instrumentos financieros derivados no contratados en mercados organizados de derivados conlleva riesgos adicionales, como el de que la contraparte incumpla, dada la inexistencia de una cámara de compensación que se interponga entre las partes y asegure el buen fin de las operaciones.

 

7)         Riesgo sobre Garantías: El inversor debe saber que algunos fondos de inversión, a pesar de la existencia de una garantía, pueden tener algunas cláusulas contractuales que condicionen su efectividad, de tal manera, que el inversor deberá conocer con antelación a la suscripción cuáles son esas condiciones. De nuevo consultar el folleto informativo, resulta de especial interés, para conocer las condiciones bajo las que operará dicha garantía.

 

Recuerde que aquellos fondos de inversión que no están garantizados por un tercero, ni el capital invertido ni la rentabilidad están garantizados.

 

8)         Riesgos por inversión en instrumentos financieros en general: El inversor, debe saber que la inversión en fondos de renta variable conlleva, en general, más riesgo que la inversión en renta fija, ya que las cotizaciones de las acciones son más volátiles, pero también tiene que ser consciente, que la inversión de un fondo en renta fija también puede generar pérdidas, ya que su valor también fluctúa, como así ocurre con las variaciones que experimentar los tipos de interés. Otra circunstancia a tener en cuenta es que cuando el fondo invierte en valores que no se negocian en mercados regulados se está asumiendo un riesgo adicional, al existir un menor control sobre sus emisores. Además, la valoración de estos activos resulta bastante más compleja, ya que no se dispone de un precio objetivo de mercado.

 

9)         Riesgo de “autor”: Los fondos cuya evolución está ligada a la convicción del gestor, asumen un mayor riesgo de equivocar la estrategia y/o los valores seleccionados.

 

10)       Riesgo “índice”: Los fondos que siguen o replican la evolución de un índice no pueden desviarse (en lo fundamental) de su “benchmark”; por tanto, no pueden ir en contra del mercado cuando este se da la vuelta.

 

11)       Riesgo de concentración: El riesgo de un fondo es mayor a medida que su cartera se encuentre más concentrada en unos pocos activos. Si, por circunstancias propias o ajenas al mercado, una o varias de sus inversiones reducen su valor, el efecto sobre el valor liquidativo puede ser importante.

 

Recuerde siempre que cualquier decisión de compra o venta sobre instrumentos financieros de cualquier naturaleza o clase, es personal del propio Cliente, y debería adoptarse siempre teniendo en cuenta la información pública existente sobre tales instrumentos financieros y, en su caso, dependiendo del tipo de producto, los riesgos citados en este documento, y con carácter especial, teniendo en cuenta el contenido del folleto correspondiente a dichos instrumentos financieros que debe estar registrado y disponible en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (también disponible en Sociedad Rectora del Mercado correspondiente, y directamente a través de las entidades comercializadoras y las emisoras de los citados instrumentos financieros, esta última, responsable de la información que figura en el folleto: art. 28 e la Ley del Mercado de Valores).

El Cliente, deberá tener en cuenta que los instrumentos financieros o valores mobiliarios a los que se refiere, podrían no ser adecuados a sus objetivos de inversión o a su situación financiera en la fecha de su emisión, razón por la cual se recomienda al CLIENTE que revise periódicamente su perfil inversor y comunique cualquier variación del mismo a PROFIM, y en su caso, a la entidad financiera correspondiente. PROFIM no garantiza un resultado concreto, y pone en conocimiento del CLIENTE, que los aciertos en recomendaciones pasadas no implican aciertos en recomendaciones futuras, y que las rentabilidades históricas o pasadas de las inversiones no garantizan rentabilidades o resultados futuros. Se informa expresamente al CLIENTE por medio del presente documento, que cualquier inversión en instrumentos financieros entraña riesgos que el inversor debe conocer previamente, tales como la pérdida (incluso total) de la inversión realizada.

Cualquier información relativa a rentabilidades o resultados, simplemente son un dato a tener en cuenta pero nunca el más importante, y en cualquier caso, deben referirse a los periodos comprendidos entre los doce meses anteriores y cinco años, según los casos, advirtiendo expresamente que cualquier cifra relativa a resultados o rentabilidades pasadas o rendimientos históricos no son un indicador fidedigno de rentabilidades o resultados futuros. En el caso de las divisas, se advierte expresamente al CLIENTE que deberá considerar los posibles incrementos o disminuciones del rendimiento en función de las fluctuaciones monetarias. Cualquier recomendación o previsión que se realizara, bajo ningún concepto será un indicador fidedigno de obtención de resultados o rentabilidades futuras.

Cualquier cita a una autoridad competente no debe inducir a pensar que la misma aprueba o respalda los servicios y productos a los que se refiere.

E)     Condiciones de Contratación:

En este apartado, dispone de la última versión de las condiciones de contratación, donde podrá conocer los aspectos sustanciales del contrato tipo que regula la relación entre PROFIM y sus clientes (partes obligadas; obligaciones a que se comprometan las partes; la información que la entidad debe poner a disposición de sus clientes; política de incentivos; tarifas; cláusulas especificas con respecto a la modificación y rescisión por las partes; el procedimiento para la actualización de la información del cliente sobre sus conocimientos, situación financiera y objetivos de inversión; etc…).

Previa a la contratación de cualquiera de nuestros servicios, recibirá la documentación previa en la que le informaremos con detalle de todas las condiciones, siendo muy importante, que responda personalmente a las preguntas que le formularemos en el Test de Idoneidad, cuyo resultado nos permitirá adecuar nuestro asesoramiento a su perfil inversor.

Descarga del modelo de Contrato Tipo